Taylor Swift irá a juicio por supuesto plagio
Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin

Taylor Swift irá a juicio por supuesto plagio

La cantante Taylor Swift tendrá que enfrentarse a un juicio por plagio debido a que la letra de su éxito ‘Shake it off’, la cual fue señalada como una copia de la canción ‘Playas gon’ play’ del grupo femenino 3LW.

Un juez de California rechazó la petición de Taylor Swift de desestimar el caso y determinó que solo un jurado estaría en capacidad de establecer si su éxito es copia de la canción de 3LW.

Según el juez, los expertos contratados por Swift presentaron “argumentos persuasivos”, que no fueron suficientes para evitar que el caso llegue a un juicio y en los próximos meses, la cantante pop deberá sentarse en el banquillo de los acusados.

Shake It Off fue lanzado por la artista en el 2014 y es parte del disco 1989, con el que la artista estadounidense batió récords en su tierra natal.

La demanda contra Swift fue presentada originalmente en 2017 por Sean Hall y Nathan Butler, quienes compusieron Playas Gon ‘Play’.

Ese año, los escritores mencionaron que mientras ellos dicen “playas, van a jugar” y “haters, van a odiar”, el tema de Taylor menciona: “Porque los jugadores van a jugar, jugar, jugar, jugar, jugar y los que odian odiarán, odiarán, odiarán, odiarán, odiarán”.

No obstante, el juez del distrito central de California Michael W. Fitzgerald había rechazado en su momento el caso argumentando que las letras eran demasiado “banales” para ser objeto de derechos de autor.

Según el ente judicial, “las letras en cuestión son demasiado breves, poco originales y poco creativas para justificar la protección bajo la Ley de Derechos de Autor”, por lo que “el tribunal no puede determinar actualmente si algún jurado está en capacidad de encontrar de una manera razonable una similitud sustancial en el fraseo lírico, la disposición de las palabras o la estructura poética entre las dos obras”, añadió.

Más adelante, los compositores Hall y Butler apelaron a la sentencia y una corte federal revocó esa decisión inicial, considerando que el juez desestimó el caso demasiado pronto.

Esta no es la primera demanda que enfrentaría Taylor Swift por la misma canción, a finales del año 2015, el músico Jesse Graham la acusó de plagio y exigió una compensación de $42 millones por copiar una de las estrofas de su tema Haters Gone Hate,

La única forma que el caso no vaya a juicio es que ambas partes lleguen a un acuerdo financiero y extrajudicial. Por su parte los abogados de los demandantes celebraron la decisión del tribunal y dijeron que había hecho lo correcto.